Verdadera Ilusión

Créalo 

“salutari nostro Deo qui omnes homines vult salvos fieri”

Al viajar hacia el límite de la vana ilusión, despejamos ecuaciones emocionales, que solían ser fuente de dolor y placer entremezclados, que se consumen mezclados con sacerdotales zumos de naranja, con el sumo cuidado de un luchador de Sumo.

Mas allá de lo que sumo y resto en palabras y condicionales, flujos y contra-flujos energéticos indeterminables, anidan las verdades que sólo el tiempo niega; en el espejismo se diluye la neutralidad, filtrando como última opción, la dualidad entre Unidad y Trinidad. Matemática espiritual.